Proyección de la Película Jesús lleva a muchos a Cristo en la selva ecuatoriana

Ecuador

Cuatro líderes de la Iglesia del Nazareno de Ibarra viajaron recientemente a las comunidades shuar de la selva ecuatoriana para mostrar la Película Jesús y llevar donaciones.

El equipo viajó durante siete horas desde Ibarra a la parroquia ubicada en Shell, una comunidad de El Puyo, y luego visitó la comunidad de Acuña, ubicada a unos 20 minutos de Shell. El grupo compartió un tiempo de juegos, alabanzas y actividades de esgrima bíblico con 25 niños.

Esa noche, personas de las comunidades vecinas fueron invitadas a ver la Película Jesús , y asistieron alrededor de 40 personas. Cuando terminó la película, se compartió un mensaje de salvación con los participantes, y 30 personas aceptaron a Jesús en sus corazones.

A la mañana siguiente, después de viajar tres horas en automóvil y dos horas a pie, llegaron a Nanki, una comunidad shuar. El equipo caminó por terrenos accidentados y cruzando ríos en el corazón de la selva amazónica. Finalmente llegaron cubiertos de barro y sudor, pero entusiasmados de poder presentar el mensaje de nuestro Señor Jesucristo.

La gente de la comunidad de Nanki les dio una cálida bienvenida. El equipo dirigió actividades para niños, y durante la noche mostraron la Película Jesús , a pesar de lidiar con algunos problemas de energía eléctrica. Cuando ya estaban por darse por vencido en mostrar la película, una persona de la comunidad ofreció su generador eléctrico personal, que fue una respuesta a las oraciones del equipo.

El equipo continuó su caminata, haciendo visitas de puerta en puerta, compartiendo el evangelio y entregando donaciones de ropa. Durante la noche también proyectaron otra película y tuvieron un poderoso momento de oración. Muchos aceptaron a Jesús en sus corazones; lloraron de alegría sabiendo que eran libres y perdonados. Los miembros del equipo experimentaron una gran bendición y estaban asombrados de lo que Dios hizo.

Durante uno de los tres días que pasaron en Nanki, el equipo compartió una comida que consistía en arroz y sardinas con toda la comunidad. Los signos de asombro y felicidad eran evidentes en los rostros de las personas, ya que muchos de ellos normalmente no tienen acceso a arroz o sardinas.

La iglesia de Ibarra ha estado ministrando a las comunidades Shuar durante dos años y le apasiona mostrar el amor de Dios a quienes aún no lo conocen.

Iglesia del Nazareno América del Sur

Posted in: